Dienstag, 11. November 2014

No te increparé, a fin de cuentas sigo pensando que no tengo nada que ofrecer, ni a ti, ni a nadie.
Atarte a mí ¿para qué? Para mí fue muy fácil aceptar ese cariño, ese respeto, esa compañía pero más allá no hay nada, aunque me cueste trabajo admitirlo.